23 diciembre, 2008 a las 10:36 am | Publicado en Innovación, Libros | Deja un comentario
Etiquetas:

He llegit un post interessant sobre un llibre que tracta els mites de la innovació. Recomano que li doneu un bon cop d’ull.

És clar que sempre s’ha de mirar qui és la font de la idea, però en aquest cas és el famós (i força esmentat a la web) Scott Berkun. Entre altres coses va ser ex-manager de Microsoft. Els seus dos bestsellers són Making things happen i The Myths of innovationA.

Al post es destaca el capítol VII: “Your boss knows more about innovation than you”…així que, Gestors i Gestores! Podem estar tranquils!

Bon entrada d’any i espero que ens trobem aviat!

Salut!

¿Entienden los periodistas a los investigadores?

1 agosto, 2008 a las 2:57 pm | Publicado en General | Deja un comentario
Etiquetas: ,

Después de una larga pausa, y ahora que dispongo de un poco más de tiempo intentaré que el blog recobre un poco de vida. Los meses de Junio y Julio no es que hayan sido precisamente parcos de noticias y eventos relacionados con la ciencia y la gestión de la misma. Sin ir más lejos el reciente ESOF o el congreso EARMA celebrados en Barcelona han generado las suficientes noticias como para haber realizado un par de entradas, que si dispongo de tiempo realizaré durante el presente mes.

El motivo que ha conseguido levantarme de la silla ha sido un artículo aparecido en El Mundo el pasado domingo en su edición papel. En dicho artículo la periodista Rosa M. Tristán denuncia la cada vez más acusada falta de vocación por las ciencias que se está experimentando en los países occidentales y el empeoramiento de la imagen de los científicos. Sin embargo, el propio artículo es un claro ejemplo de lo que intenta denunciar ella misma:
Continue Reading ¿Entienden los periodistas a los investigadores?…

El principio de Dilución

23 julio, 2008 a las 7:48 am | Publicado en General | 1 comentario
Etiquetas: , ,

Esta semana me he topado con una perla que sin duda merece una reseña. Me refiero a un breve artículo en el Financial Times firmado por el Science-Business Innovation Board: “Europe: a piquant recipe for a Silicon Valley”.

En tiempos de palabrería vana, me ha sorprendido la eficacia quirúrgica del artículo. Resulta “estimulante”, … como el bofetón de la Hayworth vestida de Gilda: sin preámbulos, … porque el contexto ya nos lo conocemos todos de memoria. Para no diluir su eficacia, os traslado un par de grandes ideas del artículo y os invito a que lo leáis.

El artículo plantea los “clusters” como elementos vitales de la nueva economía y como estrategia para replicar el modelo “Silicon Valey” en Europa. Pero la política de “clusters” europea se intuye amenazada por la arraigada querencia de la Unión de intentar contentar a todos los paises miembros (ni siquiera en igual medida, tendría que añadir yo), diluyendo con ello la intensidad del esfuerzo.

Los firmantes del artículo reclaman que se comience con prácticas de cultivo intensivo de “clusters”:No muchos, pequeños, mediocres y dispersos. Pocos, grandes, selectos y focalizados.

LA GOBERNANZA DE LA POLÍTICA CIENTÍFICA Y TECNOLÓGICA

25 junio, 2008 a las 10:47 pm | Publicado en Política Científica | 1 comentario
Etiquetas: , , , , , , , , , , , , ,

¿Y por qué no EDUCACIÓN y RENOVACIÓN INSTITUCIONAL?

Andaba yo pensando que el MLIC de la Ciencia merecía más reflexión y menos noticias, cuando he tenido la suerte de reencontrarme con una persona amiga, metida – hasta un cierto grado de obscenidad, que no pienso precisar – en los vericuetos de la política científica nacional. De hecho comenzamos hablando de la cocina interna del “Pacte Nacional per a la Recerca i la Innovació” (que da tema para unos cuantos comentarios más) y terminamos compartiendo cogitaciones sobre educación.

Como corolario inesperado de este reencuentro, recibo hoy un documento con la ponencia “LA GOBERNANZA DE LA POLÍTICA CIENTÍFICA Y TECNOLÓGICA” de la Red CTI/CSIC de “Estudios políticos, económicos y sociales sobre la ciencia, la tecnología y la innovación”, presentada en Cáceres en el marco del Encuentro Nacional Sobre Política Científica (22 y 23 de Mayo de 2008).

Forman parte del grupo de trabajo de esta ponencia Manuel Fernández Esquinas, Ignacio Fernández de Lucio, Arturo García Arroyo, Javier López Facal, Emilio Muñoz y Jesús Sebastián, con la colaboración de Ángel Goya, José Luís de Miguel y Vicente Larraga; algunos de ellos, particularmente significativos para los “hijos del MLIC”.

Quisiera entresacar uno de los capítulos de la ponencia, el que se refiere a “las políticas públicas en los espacios de la investigación y la innovación”. Me satisface especialmente la propuesta planteada consistente en la disociación de estos dos espacios para la definición de marcos legislativos específicos: un marco legal específico para el espacio de la investigación, con el que la ponencia también se atreve; y un marco para la innovación, prácticamente de naturaleza “supra-legal”, habida cuenta del carácter multidimensional – dicen ellos – de los factores que intervienen en ésta. Razón por la que tardan pocos párrafos más en claudicar al concepto de Pacto Social.

De hecho la brillantez y contundencia de la ponencia en lo referente a los aspectos científico-técnicos, trueca en vaguedad en lo referente a la innovación. En sus propias palabras: se trata de un espacio que “no está acotado, ni por las características de los procesos, ni por los actores participantes”, en absoluto contraste con la comprensión teórica del Sistema Científico-Técnico, con el que se envuelve el relativamente bien acotado espacio de la investigación.

Pero aunque la ponencia elude las conclusiones en lo referente al espacio de la innovación, introduce aspectos que merecen nuestra reflexión. De hecho, parece pretender expresar, con palabras viejas, conceptos nuevos. Muy probablemente, hablar de Pacto en este contexto, es ya forzar el neologismo.

La cuestión es encontrar la esencia del espacio de la innovación.

¿Qué hará que mi hija sea una persona innovadora? ¿Qué hará que habite y construya el espacio de la innovación?

A estas alturas tengo ya bastante claro que bajarse “politonos” no va a ayudar. Tengo claro que el concepto vivo de red social en el que ella parece tener una dimensión más, sí. Tengo claro, por ejemplo, que su profesor de Ciencias Sociales, interino, mal pagado, creo que sin vocación, y, desde luego, sin recursos no va a ayudar gran cosa. Que el sistema de ocio, los prejuicios, los “usos y costumbres”, la publicidad, … incluso, yo mismo, … no vamos a contribuir en demasía.

La ponencia a la que vengo refiriéndome lo enuncia con elegancia, aludiendo al hecho de que la innovación depende “crecientemente del conocimiento, independientemente de dónde y cómo se ha producido. El tipo y las vías de acceso al conocimiento, la facilidad y transparencia de los flujos de conocimiento, […] son algunos aspectos críticos en las innovaciones”.

La nueva arena del reloj es el conocimiento y su flujo está acelerado.

¿Alguien cree honestamente que el sistema educativo está preparado para dar respuesta a esta nueva realidad? Esto no se resuelve con un aula de “informática”.

¿Qué conocimientos les estamos dando a nuestros hijos? O lo que tal vez sea más relevante ¿De qué herramientas (intelectuales) les estamos dotando?

La capacidad de innovación requiere de una transformación social continua, de un flujo conceptual (y conceptual-generacional) ágil, que mime y potencie lo que emerge y que desvencije, al mismo tiempo, los entramados preexistentes. Por eso, aunque lográsemos transformar el sistema educativo; aunque lo alineásemos con la realidad, todavía nos quedaría una tarea pendiente para no malograr el esfuerzo: inducir una profunda renovación institucional (en el ámbito público y en el privado) que garantice que las estructuras sociales se transforman sistemáticamente en andamiajes del futuro y nunca más en bastiones del pasado. El inmovilismo merece ser un delito de lesa sociedad.

La fundación Pasqual Maragall empieza a andar

20 junio, 2008 a las 9:13 pm | Publicado en General | 2 comentarios

Ayer se presentó la fundación Pasqual Maragall y el reto de conseguir dinero suficiente para la lucha contra el Alzheimer.

Espero que el proyecto salga adelante, por todo lo que comporta ser la primera iniciativa privada de estas características que surge en este país.

Así mismo, quiero dedicar esta entrada a Guillem, por todo el trabajo que hasta este momento ha realizado. Esperemos que él pueda hacernos una descripción más detallada del proyecto y, si puede contarlo, del día a día del mismo.

Enlaces a la noticia en los diferentes periódicos:
La Vanguardia,
El periodico de Catalunya,
El País.

Informe COTEC – 2008

19 junio, 2008 a las 12:06 pm | Publicado en General | Deja un comentario

Gracias a Enric I. Canela (cuyo blog recomiendo por su visión privilegiada dentro de la UB), nos enteramos de la presentación del informe COTEC – 2008, en la que intervino la nueva Ministra de Ciencia e Innovación.

Al informe podeis acceder en el siguiente enlace.

Ciertamente es imposible analizar un documento de más de 300 páginas en tan poco tiempo, pero por lo menos me gustaría hacer un par de comentarios a la Presentación que hacen del informe en el que dicen:
Continue Reading Informe COTEC – 2008…

Seminario de GESTIÓN DE PROYECTOS EUROPEOS DE INVESTIGACIÓN Y DESARROLLO DEL 7º PROGRAMA MARCO

18 junio, 2008 a las 2:19 pm | Publicado en Formación | 1 comentario

Quizás este espacio podría ir patrocinado por el idec… mientras no nos paguen les haremos publicidad gratuita, pero escueta:

Temática: Seminario de Gestión de Proyectos Europeos.
Duración: 7 y 8 de Julio
Coste: 320€ (supongo que a los alumnos del MLIC tengamos un 10%…)

Para más información pulse aquí

La competitividad de EE.UU. en Ciencia y Tecnología

18 junio, 2008 a las 2:03 pm | Publicado en Política Científica | 1 comentario

Una de las constantes en cualquier estudio sobre Ciencia y Tecnología son las constantes comparaciones que se realizan entre diferentes países. Es por ello que el documento de la RAND Corporation sobre La competitividad de la Ciencia i Tencología en los EE.UU. puede ser de gran interés para todos aquellos que alguna vez se han preguntado de donde salen dichos datos.

Evidentemente aparte de los interesantes datos que se aportan, lo más interesante son las conclusiones a las que se llegan con dichos datos:
“the United States continues to lead the world in science and technology and has kept pace or grown faster than other nations on several measurements of S&T performance; that it generally benefits from the influx of foreign S&T students and workers; and that the United States will continue to benefit from the development of new technologies by other nations as long as it maintains the capability to acquire and implement such technologies.”

Sin embargo:

“U.S. leadership in science and technology must not be taken for granted, and Galama and Hosek conclude with recommendations to strengthen the U.S. S&T enterprise, including measures to facilitate the immigration of highly skilled labor and improve the U.S. education system.”

será cuestión de leérselo con calma a ver que más podemos extraer.

Enlace al texto completo

La no muerte del modelo lineal

18 junio, 2008 a las 1:55 pm | Publicado en Política Científica | 1 comentario
Etiquetas:

Para ir abriendo boca aprovecharemos un artículo de uno de los profesores del primer módulo: Javier López Facal al país:

“No recuerdo dónde había una pintada que decía: “Dios ha muerto. Nietzsche”, a lo que alguien había añadido: “Nietzsche ha muerto. Dios”. Viene esto a cuento de que, desde hace unos 25 años, resulta obligado predicar la muerte del modelo lineal de I+D, el que presupone que toda innovación consiste en una secuencia lineal, que parte de una idea o una elaboración científica, posteriormente aplicada al desarrollo de un objetivo y, finalmente, convertida en un nuevo producto, que se lanza al mercado.

Tan obligado resulta confesar la muerte de este modelo, que es como una contraseña para entrar en el círculo de los iniciados. Uno confronta, sin embargo, esa confesión de los expertos con los millones de euros que se gastan en planes nacionales, o en estrategias empresariales de I+D, y le queda la duda de si estará muerto el modelo, o si no serán los profetas de su fallecimiento los que van desapareciendo. Algunos de los críticos han propuesto, además, modelos alternativos tan complejos, que recuerdan los inventos del profesor Franz de Copenhague. Tan apelotonados son estos nuevos esquemas que han sido comparados con un plato de espaguetis con albóndigas, porque están rebosantes de redondelitos y flechitas entrecruzados.

Confieso que cada vez que veo una diapositiva con uno de esos modelos más-fieles-a-la-realidad-del-proceso-de-innovación dejo de mirar a la pantalla y repaso en el programa quién va a ser el siguiente conferenciante, para prepararme para otra ración de espaguetis con albóndigas.

Imagínense ustedes que algunos científicos declaren superada a la Drosophila melanogaster, que tantas alegrías da a la genética, con la monserga de que no refleja cabalmente la biodiversidad, o que rechacen al gusanillo C. elegans porque su escueta sexualidad no da cuenta de las sutilezas amorosas de La Celestina o de Romeo y Julieta.

Pero detengámonos a observar a los dos bandos enfrentados: de una parte se alinean los expertos, que han analizado decenas de innovaciones y han demostrado empíricamente que casi ninguna ha seguido el camino entre el laboratorio y la tienda de la esquina. En la otra parte se encuentran parlamentos, gobiernos y empresas que se empeñan en seguir invirtiendo enormes sumas en algo que el bando anterior considera un dislate. Ocurre, en efecto, que el modelo lineal de I+D no describe cabalmente la complejidad del proceso de innovación, pero tampoco un mapa describe todos los detalles del territorio que representa, lo que no impide que sea útil para orientarnos.

Pues bien, nuestro denostado modelo también debe seguir siendo útil, porque continúa siendo utilizado por políticos y empresarios, personas que no destacan por su formación intelectual o su cultura, pero que suelen dar muestra de intuición y de saber estar al loro, destrezas de las que los académicos no andamos sobrados. Además, cada uno de los miembros del binomio representa a diferentes colectivos, ambos potencialmente influyentes: en la I mayúscula se ven reflejados científicos de universidades y organismos de investigación, y en la D mayúscula se reconocen ingenieros y técnicos, tanto del sector público como de las empresas, de modo que, a pesar de su inocente apariencia, el binomio I+D da de comer a mucha gente, y ya se sabe que con las cosas de comer no se juega.

Los estadísticos norteamericanos que hace unos 60 años juntaron los dos miembros del binomio para poder agrupar el gasto público en dos apartados diferentes no andaban tan descarriados. Si no, ¿cómo explicar la destacada posición que ocupan en el ranking internacional de patentes muchos organismos de investigación y no pocas universidades? Habrá que reconocer, pues, con mayor realismo y una pizca de modestia, que los muertos que algunos matan parecen gozar de buena salud.”

Enlace original

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.
Entries y comentarios feeds.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.